¿Por qué no Puedo Dejar de Comer?

¿Por qué no Puedo Dejar de Comer?1.3kshares

Piensa en la ultima vez que comiste y te sentiste totalmente satisfecho. ¿Estabas comiendo torta en la fiesta de cumpleaños de un amigo? ¿O comiendo pavo y patatas dulces en día de acción de gracias? ¿O estabas solo en casa después de un día largo y agotador?¿Cómo te sentiste?¿Tuviste dolor de estómago?¿O te sentiste atormentado por la culpa?

Comer mucho de vez en cuando es normal. Estás comiendo por razones emocionales, "Desde el momento en que nacemos somos alimentados con comida, así que tener una conexión emocional con la comida es normal". Explica Michelle May, MD, autora de Come lo que amas, ama lo que comes.

La gente que come de manera compulsiva usa la comida como su única manera de lidiar con las emociones negativas. Como resultado de esto frecuentemente sienten que su alimentación está fuera de control. Piensan acerca de comida todo el tiempo y se sienten culpables, deprimidos o avergonzados después de comer. "Es muy diferente de lo que alguien siente después de comer la cena del día de acción de gracias", dice May. "Puede que te sientas lleno y te arrepientas de haber tomado ese ultimo trozo de pastel, pero no te sientes avergonzado".

Algunas personas que comen excesivamente padecen un desorden clínico llamado "Trastorno por atracón". La gente con este desorden normalmente comen una gran cantidad de comida en un corto período de tiempo y luego se sienten culpables por ello. Además de que lo hacen frecuentemente: por lo menos una vez por semana en un lapso de 3 meses. 

No todos los que comen de más son comedores compulsivos. Podría ocurrir que comas un montón de comida durante todo el día y no en una sola sesión. Y puede que no lo hagas regularmente, sólo cuando te sientes estresado, solo o molesto. 

¿Cómo comienza?

En algunos casos las personas comen mucho  simplemente por un hábito inconsciente, como sentarse siempre frente al TV con una bolsa de frituras en la noche. Pero muchas veces esto es el resultado de intentar sobrellevar problemas emocionales. Y tener una imagen corporal desfavorable puede jugar un papel importante. 

Para mucha gente comer compulsivamente es parte de un ciclo que comienza con una dieta extremadamente estricta. Puede llamarse el ciclo de "comer, arrepentirse, repetir". Quizás comenzaste una dieta porque te sientes mal por tu peso o talla, pero encuentras que es muy difícil cumplirla, especialmente si usas la comida como herramienta para afrontarlo. En algún momento tendrás un punto de quiebre y comenzarás a comer demasiado aquellas comidas "prohibidas", y luego la culpa y la vergüenza te harán volver a las restricciones. 

El ciclo puede ser difícil de romper. "Incluso la gente que dice que no está a dieta frecuentemente tienen arraigado un concepto de la "buena" o "mala comida", dice Marsha Hudnall, presidente de Green Mountain en Vermont, un centro para las mujeres que están atascadas en comer de forma compulsiva.

¿Puede la gente ser "adicta" a la comida?

En los últimos años, la adicción a la comida se ha vuelto una idea popular entre algunos científicos Estos investigadores aseguran que ciertas comidas altas en azúcares, y sal son adictivas, causando cambios en el cerebro similares a aquellos que logran las drogas. Los estudios en animales han mostrado que las ratas que comen gran cantidad de azúcar, por ejemplo pueden desarrollar síntomas de dependencia. 

Pero la idea de la adicción a la comida es controversial. Por una sola razón, el tratamiento normal para la adicción es la abstinencia, y eso no es posible con la comida. También, "Hacer dieta es un componente muy fuerte en el ciclo de comer excesivamente", dice May. "Desde ese punto de vista es contraproducente etiquetar algunas comidas como negativas".

No hay ninguna duda de que comer puede estimular la secreción de químicos que te hacen sentir bien en el cerebro, dice Hudnall. "Pero eso no hace a la comida una sustancia adictiva. Hay evidencia de que justo ese comportamiento, el ciclo resringir/comer en exceso, es el que causa los signos de dependencia, no la comida por sí misma", dice ella. Algunos investigadores incluso establecieron el término "adicción a comer" es mas apropiado que el "adicción a la comida".

¿Cómo puedo controlar comer compulsivamente?

Busca ayuda. Puede ser difícil dejar de comer en exceso por tu cuenta, particularmente si está ligado a problemas emocionales, dice Robin B. Kanarek, PhD, profesor de psicología en la Universidad Tufts. Trabajar con un consejero puede ayudarte descubriendo los problemas que provocan este comportamiento, como por ejemplo una imagen corporal negativa.

Evita las etiquetas. "Entiende que no eres una mala persona haciendo cosas malas", dice May. "Etiquetarte a tí mismo puede ser un factor que propicie la continuidad del ciclo". Lo mismo va para las comidas. "La comida es comida, no es "buena" o "mala", dice Kanarek. "Puede ser difícil deshacerse de esas creencias, pero las investigaciones demuestran que si comes lo que llamas comida "mala", eres más propenso a comer en exceso después".

Toma una pausa. Al momento de sentir que quieres comer, pregúntate ¿Tengo hambre? "A veces la gente se concentra tanto en lo que quieren comer que no se detienen a preguntarse a sí mismos porque quieren comer", dice May. Si usas la comida como herramienta para afrontar las cosas, puede que no tengas contacto con las señales que da tu cuerpo de hambre o satisfacción, y es importante regresar a la normalidad a tu cuerpo. 

Cambia tu entorno. "Un hábito es normalmente un comportamiento simple que está en piloto automático", exclama Hudnall. Hacer un cambio en tu entorno puede devolverte a concentrarte en tu comportamiento y darte la oportunidad de tomar las decisiones correctas. Por ejemplo, dice Hudnall, "si siempre te sientas en una silla en específico para comer, muevela a otro lugar en la habitación, o siéntate en otra parte". 

Satisface tus antojos, con moderación. Excluir comidas puede causar que comas de ellas en exceso después. Si realmente se te antoja algo, incluso si no estás hambriento, date el permiso de comer una pequeña cantidad. 

Termina con las dietas extremadamente estrictas. "Comer en exceso y una dieta muy estricta son dos caras de la misma moneda", dice May. "Abstenerse puede desencadenar comer compulsivamente, así como estrés, ira o ansiedad". 

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR