Los Mejores Remedios Caseros para las Várices

Los Mejores Remedios Caseros para las Várices10shares

Las várices son un problema común, en el cual las venas agrandadas de forma anormal aparecen cerca de la superficie de la piel. Normalmente apareen en las pantorrillas y los muslos cuando las venas se debilitan o las válvulas que regulan el flujo sanguíneo funcionan mal.

De acuerdo con el Departamento de Salud y Servicios Humanos en Estados Unidos, las várices afectan un estimado de 25% de las mujeres y 10% de los hombres. 

Esta condición puede causar dolor, fatiga, inquietud y sensación de ardor, palpitaciones, hormigueo o pesadez en las piernas. La aparición de venas abultadas es también una preocupación para muchas personas. 

Algunos de los factores causantes de las várices son herencia, oficios que requieren estar mucho tiempo parado, obesidad, uso de píldoras para el control natal, estreñimiento y cambios hormonales durante el embarazo, la pubertad y la menopausia. Los tratamientos y cirugías para las várices pueden ser muy costosos. Puedes intentar algunos remedios caseros para disminuir la severidad de las mismas así como reducir la incomodidad que estas causan.

1. Vinagre de sidra de manzana

El vinagre de sidra es un tratamiento maravilloso para las várices. Es un limpiador natural y ayuda a mejorar el flujo sanguíneo y la circulación. Cuando la sangre comienza a fluir naturalmente, la pesadez y la inflamación de las venas disminuye en gran cantidad.

  • Aplica vinagre de sidra sin diluir en la piel, sobre las venas afectadas y cuidadosamente masajea el área. Repite el procedimiento cada día antes de ir a la cama y de nuevo en la mañana. Sigue este remedio por algunos meses para disminuir el tamaño de las várices. 
  • Añade dos cucharaditas de vinagre de sidra de manzana a un vaso de agua y mezcla bien. Bebe la mezcla dos veces al día por al menos un mes para ver resultados positivos. 

2. Pimienta de cayena

La pimienta de cayena es considerada un tratamiento milagroso para las várices. Siendo una fuente rica en vitamina C y bioflavonoides, incrementa la circulación y disminuye el dolor de las venas inflamadas y congestionadas.

  • Añade una cucharadita de pimienta de cayena en polvo a una taza de agua caliente y mezcla bien.
  • Bebe esta mezcla tres veces al día por dos meses.

3. Aceite de oliva

Incrementar la circulación es esencial para el tratamiento de las várices. Masajear con aceite de oliva puede ayudar a mejorar la circulación y a su vez reducir el dolor y la inflamación.

  • Mezcla partes iguales de aceite de oliva y vitamina E y calienta cuidadosamente. Masajea las venas con la mezcla tibia por algunos minutos. Repite esto diariamente por uno o dos meses.
  • También puedes mezclar 4 gotas de aceite esencial de ciprés en dos cucharaditas de aceite de oliva caliente y realizar un masaje con esta solución. 

4. Ajo

El ajo es una hierba excelente para reducir la inflamación y los síntomas de las várices. También ayuda a deshacerte de las toxinas en los vasos sanguíneos y mejora la circulación.

  1. Corta en pedazos seis clavos de ajo y colócalos en una jarra de vidrio limpia.
  2. Extrae el jugo de 3 naranjas y añádelo a la jarra. Además añade dos cucharaditas de aceite de oliva
  3. Deja la mezcla reposar por 12 horas.
  4. Agita la jarra y luego coloca unas gotas de la solución en tus dedos. Masajea las venas inflamadas con esto, haciendo movimientos circulares por 15 minutos.
  5. Envuelve el área con un trapo de algodón y deja actuar toda la noche.
  6. Repite diariamente por algunos meses.

Además incluye ajo fresco en tu dieta. 

5. Escoba de carnicero

La escoba del carnicero es muy beneficiosa para disminuir los dolores y la incomodidad de las várices. La hierba tiene componentes conocidos como ruscogeninas que ayudan a reducir la inflamación mientras que constriñe las venas debido a su actividad antinflamatoria. 

Toma 100 mg de suplemento de escoba de carnicero 3 veces al día. Creado de las raíces y tallos de la planta, los suplementos de escoba de carnicero tiene vitaminas B y C además de calcio, cromo, magnesio, manganeso, potasio, selenio, silicón y zinc.

Estos nutrientes ayudan a fortalecer y disminuir la inflamación en las venas, así como mejorar el flujo de sangre en las piernas.

Nota: Las personas con tensión arterial alta o hiperplasia beningna de próstata no deben tomar esta hierba sin consultar a un médico. 

6. Olmo escocés

El olmo escocés es una hierba muy efectiva para fortalecer los vasis sanguíneos y por lo tanto puede reducir los síntomas de las várices. Además de ser un astringente, también contiene ácido gálico y varios esenciales que pueden ayudar a reducir la hinchazón, así como el dolor. 

  • Humedece un paño en olmo escocés y colócalo en el área afectada. Haz el procedimiento dos o tres veces al día durante uno o dos meses.
  • Otra alternativa, es llenar una tina con agua tibia y añadir de 10 a 20 gotas de olmo escocés destilado. Remoja las piernas en la solución durante al menos 15 minutos. Luego lava tus piernas con agua limpia y sécalas. Sigue este remedio una vez al día durante uno o dos meses. 

7. Semillas de castaño de indias

Las semillas de castaño de indias han sido usadas por años para tratar las várices. Las castañas contienen propiedades aintinflamatorias que pueden incrementar exitosamente el "tono venoso" y reducir la apariencia de las venas varicosas.

Las semillas de castaño de indias tienen un componente llamado aescina que mejora la elasticidad de las venas y previene la liberación de enzimas que dañan las paredes capilares.

Una revisión de La Colaboración Cochrane de Estudios Clínicos  encontró que el extracto de castaño de indias es un tratamiento eficaz a corto plazo para los síntomas de las venas varicosas.

  • Puedes conseguir estas semillas en forma de gel en un mercado. Usa el gel externamente en el área afectada dos veces diariamente. Cuando es usado regularmente, puede reducir significativamente el dolor y la inflamación.
  • También puedes tomar suplementos de castaño de indias. La dósis más común es de 300 mg diariamente. No tomes las semillas crudas ya que contienen grandes cantidades de un compuesto tóxico llamado esculina. 

Nota: las mujeres en estado no deberían tomar este remedio.

8. Perejil

El perejil es rico en vitamina C, es un poderoso antioxidante que incrementa la producción de colágeno y ayuda a la reparación y regeneración celular. También contiene rutina, lo que juega un rol clave en el fortalecimiento de los capilares, por lo tanto es excelente para reducir los síntomas de las várices. 

  1. Hierve un puñado de perejil fresco picado en una taza de agua durante cinco minutos.
  2. Remueve del calor, cubre y deja la solución llegar a temperatura ambiente y luego cuela.
  3. Añade una gota de aceite esencial de rosa y de caléndula.
  4. Coloca la solución en el refrigerador por algunos minutos.
  5. Usa una bola de algodón, aplica la solución en el área afectada.
  6. Repite esto diariamente por varios meses para ver resultados positivos. 

También puedes intentar comer perejil fresco tan frecuentemente como puedas. 

9. Hojas de la planta de uva

Las hojas de la planta de uva contienen una gran cantidad de flavonoides, lo que ayuda a la salud de las venas. Las hojas también tienen propiedades astringentes, antinflamatorias, antioxidantes y homeostáticas que son muy beneficiosas en el tratamiento de las várices. 

  1. Hierve una taza de hojas de la planta de uva en agua por 10 o 15 minutos. Deja reposar por algunos minutos hasta que este tibio.
  2. Coloca en un cubo y sumerge tus pies en la solución por 5 minutos.
  3. Luego coloca tus pies en otro cubo lleno con agua fría por 10 segundos.
  4. Haz esto 3 o 4 veces terminando con el agua fría-
  5. Luego de esto masajea tus piernas hacia arriba con aceite de castor.
  6. Termina colocando tus piernas en una posición elevada por algunos minutos. 

10. Caléndula

La hermosa flor de caléndula es una fuente rica en flavonoides y vitamina C que estimulan la producción de colágeno y ayudan a la reparación y reproducción celular. También ayuda a mejorar la circulación, lo que alivia varios síntomas de las várices. 

  1. Hierve una taza de flores de caléndula en 4 tazas de agua por 5 minutos.
  2. Humedece un algodón con la solución y coloca en el área afectada hasta que se enfríe.
  3. Repite varias veces al día por varios meses hasta que notes la mejoría.

También puedes intentar comer los pétalos frescos. 

Con estos remedios puedes reducir la inflamación y la incomodidad de las venas varicosas así como minimizar su apariencia. Además de esto, deberías caminar regularmente, o incluso andar en bicicleta o nadar para mejorar la circulación en las piernas.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR