Cómo Mejorar tu Postura

Cómo Mejorar tu Postura3shares

Una buena postura mejora tu balance, reduce el riesgo de caídas y previene dolores musculares como en el cuello y la espalda.

Por otro lado, una postura pobre puede afectar tu bienestar físico y emocional o interrumpir tu sueño. Puede desencadenar problemas respiratorios, dolor en las articulaciones, dificultad para caminar y una espalda encorvada, así como incrementar el riesgo de caídas con la edad, 

Hay una prueba de espejo simple que puede ayudarte a comprobar tu postura. Párate frente a un espejo de cuerpo entero y comprueba si: 

  • Tu cabeza está derecha.
  • Tus hombros están al mismo nival.
  • Los espacios entre tus brazos y costados se ven iguales.
  • Tus rodillas apuntan hacia adelante.
  • Tus pies se ven simétricos de lado a lado y tus tobillos están rectos. 

Si no naciste con una mala postura. Tu estilo de vida y la manera en la que caminas, te sientas o duermes en la noche puede influir en tu postura. Afortunadamente, toma un esfuerzo mínimo el hecho de mejorar tu postura. 

1. Siempre camina erguido

El diseño natural del cuerpo hace que caminar no implique ningún esfuerzo, pero pararse de forma incorrecta y caminar puede desencadenar en una mala postura. También puede causar problemas como fatiga, rigidez en las articulaciones y músculos adoloridos.

Cuando camines intenta "caminar erguido". Esto significa que debes mantener tu cabeza erguida con los ojos mirando hacia adelante, tus hombros deben verse rectos y cuadrados y tu peso debe ser balanceado eventualmente en cada pie.

Imaginar que hay una cuerda atada a la tapa de tu cabeza que tira te di mismo hacia arriba puede ayudarte a aprender a caminar correctamente. También puedes mejorar tu equilibrio caminando sobre la arena con una tabla en la cabeza. 

Mientras que no domines tu postura, recuerda no desviarte al caminar. Cuando estés de pie evita apoyarte en una pierna o pararte "colgando de la cadera" ya que puede conducir a desequilibrios musculares en la región pélvica debido a la presión en un lado de la parte baja de la espalda y la cadera. 

Para prevenir estar encorvado, ponte de pie de espaldas a una pared, con la parte de atrás de tu cabeza, los hombros y los talones sólo tocando la pared. Quédate en esta posición de 10 a 15 minutos varias veces al día. 

2. Duerme sobre tu espalda

Es cierto que no puedes mantener una postura conscientemente en particular cuando duermes, pero cómo duermes puede afectar tu postura.

Por ejemplo, dormir sobre tu espalda puede mejorar tu postura. Cuando duermes sobre ella tu espina dorsal obtiene suficiente soporte de la cama y tus hombros se alinean perfectamente con tu cuerpo. 

Por otro lado, dormir incorrectamente puede encorvar tu espalda y desencadenar dolor en el cuerpo. Dormir de un lado de tu estómago puede dañar tu columna y tu sistema nervioso. Usa un colchón firme, que provea suficiente soporte al cuerpo cuando duermes. Las almohadas también hacen una gran diferencia. Usa una almohada que no sea muy suave ni muy dura. 

Usa una almohada que tenga suficiente soporte para mantener tu cuello en una posición neutral cuando duermas. Una almohada plana es la mejor manera de dormir sobre tu espalda. Asegúrate de mantener la almohada entre tu cabeza y cuello, en lugar de debajo de tus hombros. Para reducir la tensión en la zona lumbar, coloca una o dos almohadas debajo de tus rodillas. 

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR