7 Motivos Que Te Dejarán Muy Claro Que Las Madrinas No Tienen Competencia

7 Motivos Que Te Dejarán Muy Claro Que Las Madrinas No Tienen Competencia900shares

Uno de los momentos más especiales e únicos es cuando agarras por primera vez a ese bebé que ahora llamarás ahijado y alojado entre tus brazos miras hacia sus ojos y te das cuenta que lo cuidaras por el resto de tu vida. Ser una madrina es algo impresionante y que inevitablemente te hará sentir orgullosa, pues representa el haber sido elegido por su madre entre muchas personas para ser el ángel guardián de su bebé.

Sigue leyendo y te darás cuenta que son duda estos son los motivos que harán que cualquiera quiera tener este mismo orgullo de ser llamada madrina:

1. Fuiste la elección de los padres

Desde el punto de las que somos madres, e incluso para las que no lo son, tenemos consciencia de que los niños son lo más preciado que se tiene. Y el haber sido elegida entre muchas para ser la madrina es porque hay confianza y amor en su relación, pues están eligiendote para permanecer en sus vidas por toda la vida.

2. Marcas significativamente su camino espiritual:

En la actualidad, los padrinos ya no son quienes transmiten directamente religiones como en el pasado. Pero aún así eres parte importante de su camino espiritual, pues está entre tus tareas el enseñarle sobre los valores del alma, la confianza, la apreciación, el respeto... tu ejemplo es importante para tu ahijado... Considéralo un gran honor.

3. Serás una amiga y parte de su familia:

Eres algo así como una tía... que aunque no lleva su misma sangre tiene un papel muy importante en su vida. No cabe duda que la familia es la base fundamental para toda persona, y eres la merecedora de un puesto dentro de ese pilar. Es algo invaluable ¿no crees?

4. Te da un lugar único y con privilegios

Estarás de acuerdo en que el ser madrina no se puede comparar con nada, pues tienes privilegios importantes sobre la vida de tu ahijado.

5. No es un juego. Es una gran responsabilidad.

Cuando aceptas ser madrina adquieres la responsabilidad de ser una guía, de estar en su camino para cuando te necesite y de ser necesario serás algo así como una segunda mamá o papá en el caso de que sus padres no estén.

6. Eres un ángel guardián

El ser llamada madrina trae consigo el volverte un ángel guardián. Y es una elección que se hace de corazón porque sabes que confían en que estarás para velar por el bienestar de tu ahijado.

7. Te vuelves un ser especial e irremplazable en la vida de alguien. Y al mismo tiempo alguien muy especial entra a tu vida.

En mi caso, ser madrina me hace sentir única y muy especial para mi ahijada, y siento que yo también soy alguien muy importante dentro de su vida. Con todo orgullo puedo asegurar que para siempre seré una parte influyente y privilegiada de la vida de alguien.

¿Nos hemos olvidado de algunos motivos? ¡Comparte! déjanos saber lo que opinas, y de tu experiencia de ser madrina... es algo hermoso y queremos conocer tus historias. ¡Que todos en el mundo sepan que ser MADRINA es una posición envidiable!

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR