16 Remedios Para Deshacerse del Resfriado Común

16 Remedios Para Deshacerse del Resfriado Común1shares

Cuando tienes un resfriado, el virus se adhiere a las membranas mucosas de la nariz y la garganta, y esencialmente secuestra las células que viven ahí, obligándolas a replicar mas células del virus. Esto es bastante siniestro realmente. Cuando tu cuerpo intenta combatir el virus los síntomas aparecen, como tos, estornudos, dolor de garganta, congestión general y fatiga leve. 

Los remedios están dirigidos a estos síntomas para ayudar a mantenerte cómodo mientras tu sistema inmune lucha contra el virus. Muchos de los remedios caseros para el resfriado enumerados abajo pueden ser alterados para satisfacer tus necesidades (por ejemplo un aceite esencial diferente, más o menos especias en el descongestionante, etc). Puede haber coincidencias con algunos remedios para el dolor de garganta o la tos, pero intentamos ofrecerte variedad y eventualmente tendrás tus propios remedios y recetas.

1. Té caliente de jengibre

Este es uno de los mejores tés para tomar cuando te sientas congestionado. El jengibre es delicioso caliente y un poco picante. Los componentes aromáticos como la caspaicina (que se encuentra en los chiles) o la piperina (que se encuentra en la pimienta negra) forman parte de una familia de compuestos que proporcionan numerosos beneficios curativos. En el jengibre el componente de esta familia es llamado gingerol, y ayuda a liberar la congestión en muchas maneras. Primero, disminuye la inflamación de las membranas mucosas que recubren los pasajes nasales y la cavidad nasal, y esta inflamación contribuye en gran parte a la formación de la presión y la congestión. 

Cuando la inflamación baja, la mucosidad puede fluir hacia afuera en vez de atascarse. Aunque un poco menos científico, está también el hecho de que el "picante" del jengibre puede aflojar la flema acumulada. El té por sí mismo es fabuloso para ti, porque estarías consumiendo fluidos extra, que tu cuerpo necesita para combatir todas las enfermedades y aspirar el vapor puede ayudar a aliviar la congestión. 

La receta es para una infusión, en lugar de una decocción (que es cuando colocas la hierba en agua hirviendo), pero también se puede hacer. 

Necesitarás:

  •  6-8 cucharaditas de jengibre fresco
  • Una pizca de canela.
  • Un poco de jugo de limón.
  • Un poco de miel.
  • 4 Tazas de agua fresca hirviendo.
  • Una jarra de vidrio. 

Instrucciones:

Coloca el jengibre en un vaso de 1 cuarto de pulgada y espolvorea un poco de canela. Lleva a hervor y luego vierte en un frasco con el jengibre en él hasta cubrirlo. Deja reposar por 30 o 40 minutos, y asegúrate de cubrir la jarra, esto es importante porque evita que los aceites esenciales no se evaporen. Cuela la solución (puedes usar una toalla para agarrar la jarra si aún está caliente) y luego vierte la cantidad que vas a beber en una taza. Encontrarás el alivio del té rápidamente. Añade miel y limón si deseas y asegúrate de aspirar el vapor. Guarda el resto del té en el refrigerador por máximo 24 horas, recalentandolo y bebiéndolo 3 veces al pasar del día. 

2. Vapor esencial

Un alivio casi instantáneo para una nariz tapada es aspirar vapor. Este es un remedio favorito y vale la pena repetirlo en muchas listas. Puedes obtener los beneficios del vapor aspirando una taza de té caliente, o tomando una ducha de agua caliente, o incluso llenar un tazón de agua caliente y añadir un aceite esencial. Los mejores aceites esenciales que puedes usar para esto son los más fuertes como el aceite del árbol del té, hierbabuena, o eucalipto. Las propiedades antibacterianas y antivirales del aceite de árbol del té pueden ser transportadas por el vapor, lo que puede ayudarte a combatir el problema. 

El aceite del árbol del té  y el eucalipto son, por supuesto, un olor bastante fuerte, que te ayudara a deshacerte de la congestión. 

Necesitarás:

  • 5-10 gotas de eucalipto, aceite del árbol del té o una combinación.
  • Un tazón a prueba de calor.
  • Agua hirviendo.
  • Una toalla.

Instrucciones:

Coloca los aceites esenciales en el fondo del tazón y luego coloca varias tazas de agua hirviendo. Comienza poniendo tu cara sobre el tazón a una distancia cómoda evitando que el vapor te haga daño. Coloca tu cara directamente sobre el tazón lo más cerca posible. Coloca la toalla sobre tu cabeza para evitar que el vapor se vaya, y toma respiraciones profundas. Respira un poco de aire limpio si está muy caliente. Ten algunos pañuelos desechables a la mano para soplar tu nariz después. Repite 2-3 veces al día, ajustando la cantidad de aceite esencial a tu preferencia. Algunas personas encuentran que si es mucho hace que sus ojos lloran, así que comienza solo con un poco. 

3. Intenta una cura clásica

Nos encantan los remedios caseros, aquellos que no necesitas cuidar su cantidad de químicos. Los remedios caseros son simplemente lo que son, han estado ahí por generaciones y seguirán estando. Uno de estos clásicos remedios caseros para el resfriado es la mezcla de 3 ingredientes familiares, ajo, limón y miel. Puedes combinarlos en muchas formas si lo deseas, pero en esta receta es aún más simple. Es particularmente útil para un resfriado acompañado de dolor de garganta y una tos seca. 

Necesitarás:

  • Un clavo de ajo mediano.
  • Un limón.
  • Una cucharadita de miel. 
  • Agua tibia. 

Instrucciones:

Aplasta el clavo de ajo y colócalo en una jarra junto con el jugo de limón. Añade la miel (puedes añadir más si lo deseas) y luego llenar el resto con el agua tibia. Deja reposar y luego bebe por completo. Repite 2-3 veces al día hasta que los síntomas desaparezcan. 

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR