15 Frases que jamás debes decirle a un niño

15 Frases que jamás debes decirle a un niño19shares

Los primero años de vida son muy importantes para el desarrollo del ser humano, ya que es en esta etapa donde se integran todas las experiencias que luego lo ayudarán a adaptarse al mundo.

En esta etapa, la manera en cómo se comunican los padres con ellos tiene mucha importancia. Según Svetlana Merkulova, psicóloga familiar, algunas frases dichas sin pensar pueden causar consecuencias negativas en la salud mental del niño. Hay algunas que todo padre debería evitar para que su hijo crezca sin problemas.

1. “Deberías ser como tus hermanos”

Cada persona tiene características únicas que lo diferencian de los demás. Cuando se compara a los niños, se genera un sentimiento de rivalidad innecesario, y puede creer que no basta con ser como es.

2. “Cuando yo tenía tu edad me iba muy bien en la escuela”

Esto se puede interpretar como una competencia directa entre padres e hijos. Quienes crecen en un espacio así, siempre tratan de demostrarle a la familia que tan buenos son y no se sienten satisfechos con sus logros. 

3. “No haces nada bien”

El proceso de aprendizaje se da diariamente, por lo que no se le puede exigir a un niño hacer algo que no está a su alcance. Lo ideal es tenerle paciencia y apoyarlo para que lo intente nuevamente cuando se equivoca.

4. “Mi osito, perrito, ratoncito…”

El nombre simboliza la manera personal como uno se presenta ante el mundo. En algunas familias es común que se modifique y aparezcan apodos, lo cual no es adecuado, porque el nombre es lo que le da seguridad para una identidad propia y completa. Los sobrenombres los despersonifican.

5. “Eres gordo, tonto, feo…”

Lo más confiable para un niño es la palabra de sus padres. En vez de enfatizar lo negativo, hay que resaltar sus cualidades positivas, para que su autoestima se fortalezca.

6. “Ya no te quiero porque te portas mal”

Es lo mismo que decirle que sólo lo quieres cuando obedece. Esto hace que haga un esfuerzo por actuar correctamente y deje de lado sus necesidades propias. La idea de complacer lo acompañará en su vida adulta y le producirá un sentimiento de insatisfacción constante.

7. “No me avergüences”

Estos niños crecen deseando que se les vea como en realidad son, pero una vez que tienen la atención que querían no saben qué hacer, luego se esconden y se encierran, creyendo que si no lo hacen avergonzarán a alguien.

8. “Eres igual a tu madre (o padre)”

Cuando los padres no pueden arreglar sus propias diferencias le transmiten este fastidio a sus hijos con esta frase. Lo que genera, es que crean que parecerse a alguno de ellos es negativo.

9. “Te va a llevar el coco si no te portas bien”

Esta, y frases similares, tratan de aclararle que sólo es valorado cuando hace lo que quieren o esperan de él. Esto refuerza la idea de que debe ajustarse a las expectativas de otros y no ser él mismo. Cuando adulto, se le dificultará confiar en los demás e intentará agradar y complacer a todos los que encuentre en su camino.

10. “Si no te comes todo serás tonto y débil”

Esto es manipulación. El origen suele venir de abuelos que pasaron hambre y han pasado el trauma por generaciones. Estas frases hacen que el niño desarrolle miedos irracionales y sin fundamento que pueden generar desordenes alimenticios.

11. “Ya verás cuando lleguemos a casa”

Esta es la mejor forma de generar que tenga problemas con la autoridad cuando sea adulto. Puede que le tenga temor a sus superiores e intente complacerlos para evitar ser castigado, o se les enfrente, como pudo hacer con sus padres, y que pueda sufrir despidos y problemas laborales.

12. “Vete, no te quiero ver ahora”

Al escuchar estas palabras, un niño las interpreta como “lo arruinaste, desaparece” o “no deberías existir.” Por esto, sentirá a lo largo de su vida que los otros lo pueden rechazar y vivirá con sentimientos de enfado con sus padres que le dieron la vida pero no el lugar que se merecía.

13. “Ya no te quiero”

Es fácil perder los papeles, pero al escuchar algo tan fuerte, un niño pone en duda el amor incondicional de sus padres. Si quiere que los hijos cumplan reglas hay que decírselo específicamente, nunca castigando y poniendo en juego el amor.

14. “No llores, no es para tanto”

Cuando se reprimen sus sentimiento y se callan sus emociones, se les influye a que se conviertan en adultos que no saben expresar sus emocionas de la manera correcta y que se sientan culpables cuando lo hacen.

15. “Deja de hacer preguntas tontas”

Desde chicos tenemos ansias de aprender y lo que más necesitamos es que nuestra curiosidad sea estimulada. No hay preguntas tontas de niños a padres amorosos.

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR